martes, septiembre 23, 2008

Migración, el fantasma que viene

La edición de este martes 23 de septiembre de The Washington Post publica información que no tiene desperdicio para el futuro de México, de la economía mexicana y de la relación México-Estados Unidos, pues se dan a conocer los primeros datos de estudios realizados por por investigadores de la Brookings Institution a partir de información de la Oficina del Censo de ese país.

Según estos datos, ya desde 2007 se presentó una reducción importante en el ritmo de crecimiento de la población de inmigrados residentes en Estados Unidos. La reducción no es homogénea, pues hay zonas metropolitanas, como la de Washington, DC, cuya población ha crecido, aunque lo ha hecho a un ritmo menor.

La reducción, además, es el resultado del menor dinamismo de la economía estadunidense, así como del temor que han generado en distintos grupos de emigrados residentes, legal o ilegalmente en Estados Unidos, las políticas en materia de migración aplicadas en fechas recientes, especialmente las redadas.

No sólo eso, además del estudio publicado por la Brookings sobre la inmigración a ese país en sí misma, dará a conocer el próximo 25 de septiembre un estudio muy interesante acerca del papel que los medios de comunicación estadunidenses han tenido en darle forma a las políticas públicas aplicadas en los últimos años por el gobierno de ese país en materia migratoria.

El estudio es particularmente interesante porque en los últimos años hemos sido testigos de los ataques despiados de figuras muy representantivas del "media establishment," de las "media elites," de Estados Unidos, contra los emigrantes, mexicanos y de otros países, que han terminado por resonar con los temores que los efectos de políticas públicas mal diseñadas y peor aplicadas han tenido en amplios sectores de la población estadunidense.

Es el caso muy publicitado de Lou Dobbs, de CNN, pero sobre todo de muchos medios de comunicación locales, escritos y electrónicos, que en reiteradas ocasiones han culpado a los emigrados de los problemas que enfrenta la economía de ese país.

Lo hacen con un tono que combina el racismo inevitable, con el olvido de los errores propios, así como--sobre todo--la muy importante contribución que los emigrados mexicanos y de otros países han hecho para mantener una muy baja inflación, abaratar los costos de producción y, en general, para mantener la economía de ese país competitiva, a diferencia de países de Europa que han tenido políticas migratorias más restrictivas que la que distinguió a EU hasta, por lo menos, 2001.

Los datos que arroja el estudio de la Brookings que da a conocer The Washington Post este martes, son consistentes--por cierto--con estudios publicados previamente por The Pew Hispanic Center, ver también aquí, una institución--como la Brookings--igualmente seria y responsable.

Incluso son consistentes con los que reportó hace unos meses el Center for Immigration Studies, una institución poco seria y que, cubierta por el manto protector de "lo académico," ha sido una de las principales responsables de radicalizar las acciones de los gobiernos, demócratas y republicanos, federal, estatales e incluso en el ámbito de los condados, con todo tipo de argumentos "académicos," que no son más que ataques velados contra personas que no pueden defenderse.

No sólo eso, como un grupo muy influyente en algunos círculos de los partidos Republicano y Demócrata, el CIS, ha alentado la aplicación de políticas que, con toda razón, han sido severamente criticadas por observadores independientes y por medios como The New York Times.

La más reciente de estas políticas incluyó una oferta francamente ridícula a los poco más de 457 mil personas que se sabía a finales de agosto que estaban sin documentos en EU. A estos indocumentados se les ofrecía un periodo de gracia de 90 días para que se entregaran voluntariamente y tuvieran la oportunidad de cerrar cuentas de banco, vender bienes e incluso arreglar la adopción de sus hijos.

La medida era absurda. Fue cancelada apenas tres semanas después de que fuera iniciada. Pero como lo señala el Times, en un editorial muy severo, el problema de esta medida y de otras, es que genera en la opinión pública estadunidense un sentimiento según el cual no hay otra forma para "lidiar" con los inmigrantes más que las redadas que, desde luego, se caracterizan por no permitir que los afectados se despidan de sus familias o puedan arreglar sus papeles y sacar sus ahorros del colchón o del banco.

Los datos del censo y los primeros estudios dados a conocer estas semanas por distintas instituciones académicas y por medios de comunicación en Estados Unidos, hablan también de un cambio muy importante en la estructura demográfica de aquel país. Este cambio, especialmente en el caso del análisis de The Pew Hispanic Research, hará que en el futuro inmediato (20 años), crezca el número de personas de origen hispano o latino, y decaiga notablemente el de quienes podrían identificarse como blancos o caucásicos.

En el caso de los blancos, los cambios no sólo tienen que ver con su número (que se reduce), sino también con los lugares en los que viven y sus patrones de movilidad. En este sentido, llama la atención el que al parecer haya terminado el llamado "White flight."

Este fenómeno es el del movimiento de blancos fuera de las ciudades de ese país, para instalarse en los suburbios, proceso que se ha dificultado por los costos crecientes de la gasolina, pero también por los costos de los servicios en los suburbios y por los problemas asociados con el tiempo que se pierden en los viajes de los hogares a los lugares de trabajo.

Los datos del Censo y la información publicada por The Washington Post, sin embargo, ofrecen otra arista de análisis importante. La de las medidas que tendría que haber tomado (y que desde luego no se hizo) el gobierno de México para hacerle frente a la ausencia de esta "válvula de escape" conocida como migración, e incluso hacerle frente al regreso de personas que vivan en la actualidad en EU.

No es, por cierto, que no le hayan advertido al gobierno de México. Ya desde mayo de este año, un dirigente de la Confederación Nacional Campesina, advirtió al gobierno de México acerca de esta posibilidad.

La situación en EU, por cierto, no es la más grave ni la más difícil para las poblaciones de emigrados. Está el caso, por ejemplo, de España que ha llegado recientemente al extremo de ofrecer a personas sin documentos y sin empleos, la oportunidad de recibir hasta el 40 por ciento de los beneficios de desempleo que recibirían si fueran residentes legales, a cambio de que regresen a sus países de origen, a donde se les enviaría el otro 60 por ciento de esos recursos.



Technorati Tags: , , , , , ,

martes, septiembre 16, 2008

De regreso. La elección en EU

Bien, pues hace mucho que no escribo aquí. No voy a dar explicaciones, simplemente voy a tratar de escribir regularmente. La crisis financiera mundial y el curso que ha tomado la elección presidencial en Estados Unidos dan pretextos perfectos para hacerlo.

Espero que quienes en alguna ocasión fueron lectores regulares de este espacio comprendan que no siempre se puede escribir y que quienes llegan de casualidad encuentren algo que les interese.

La elección en Estados Unidos no podría estar más reñida. Hoy en la mañana, mientras desayuno en un restaurante de Toluca, me encontré con los datos de uno de mis sitios favoritos para informarme de lo que ocurre en EU, Electoral-vote.com.

El sitio es un tanto arcano para quien no conozca las peculiaridades del sistema político y el subsistema electoral de Estados Unidos. A diferencia de sitios que se obsesionan con las inútiles encuestas de opinión sobre el voto popular, Electoral Vote se centra en lo que en realidad cuenta, que es la integración del Colegio Electoral.

El Colegio, como el que en alguna época existió en México, es una suerte de cuarto poder temporal. Es el encargado de decidir, sin importar quién gane el voto popular, en manos de quien queda la responsabilidad de dirigir la democracia más antigua de Occidente.

En la actualidad se necesitan de al menos 270 votos de los electores para que un presidente y un (o una) vicepresente sean elegidos. Si no es posible lograr esa mayoría de votos en las sesiones que celebran cada uno de los 50 colegios electorales (uno por cada estado), entonces la responsabilidad de elegir al presidente queda en manos de la Cámara de Representantes y la de elegir al vicepresidente en las del Senado.

El Colegio Electoral se integra con delegados de cada uno de los estados de la Unión Americana, más el Distrito de Columbia. El número de electores es igual al número de senadores (dos por cada estado) y el número de representantes (ver mapa) que es un número variable dependiendo de qué tan poblado sea el estado. De ahí que California, Nueva York, Texas y Florida sean los estados con mayor número de electores y, en cambio, Alaska o Hawaii sean de los que menos tienen.


Los electores tienen, en principio, una obligación moral de votar en el sentido que sus electores les indicaron pero tienen la posibilidad de votar en otro sentido y eso ya ha ocurrido, aunque no en la historia reciente de ese país. La otra opción, como ocurrió en 2004, es que ante la magnitud de las irregularidades, la decisión de entregar la presidencia caiga en manos de la Suprema Corte de Justicia de ese país

A diferencia de lo que ocurre en México y en otros países de América Latina con reglas de alcance nacional, la elección presidencial es una especie de torneo de distintos deportes que se juega en cincuenta canchas al mismo tiempo, con diferentes reglas y con métodos distintos para seleccionar a los ganadores.

No sólo eso, en muchos de los estados, la elección es un ejercicio inútil, pues no hay competencia como tal. Estados como California, sin importar si eligieron al republicano Arnold Schwarzenegger para ser gobernador, han votado en los últimos años en la presidencial por el candidato demócrata (sin importar mayor cosa quién sea) y lo mismo ocurre, por ejemplo, en Nueva York. Algo similar ocurre en varios estados que votan por el candidato republicano sin que haya en realidad competencia. Son las elecciones "no contest," y ellas ocurren no sólo en el caso de la presidencial. Hay un total de 30 distritos electorales de EU en los que hay candidato único, republicano o demócrata, pues no hubo adversarios interesados o capaces de disputarles la elección.

Ello hace que la elección en realidad se dispute en un puñado de estados; son los llamados "estados que oscilan" o swing states, que--como su nombre lo indica--oscilan de un partido a otro. No sólo eso. Estos "estados que oscilan" lo son en realidad porque en cada uno de ellos existe un número reducido de distritos y de precintos (un equivalente lejano de nuestras secciones electorales), que son aquellos en los que efectivamente oscila el voto de un partido a otro. Son esos precintos los que reciben mayor atención en elecciones tan competidas como la de este año.

(Para ampliar la imagen clica el mapa)

Vean el segundo mapa. Es una copia de la primera página de hoy 16 de septiembre del sitio Electoral-vote.com. El sitio se actualiza a diario, de manera que la información que está ahí es muy fresca. Los estados que aparecen completamente en blanco (empates o Ties) o con los bordes de color, pero el centro en blanco son el puñado de estados donde la elección verdaderamente se va a decidir. Los estados que están en rosa y azul cielo son estados en los que John McCain y Barak Obama tienen ventajas escasas y los que están en rojo y azul marino los que cada uno de ellos, respectivamente, tienen asegurados en su contabilidad.

De ahí que ya se sepa ahora cuál es el piso del que los candidatos parten y se sepa también en qué estados se va a disputar en realidad la elección. Es el caso de estados como Ohio (donde el candidato presidencial republicano John McCain presentó a su compañera de fórmula, la gobernadora de Alaska, Sarah Palin), como Pennsylvania, Virgina, Colorado y otros más, que en los últimos años han votado por uno u otro partido.

Es ahí donde, por cierto, los candidatos concentran sus esfuerzos y donde se ven los comerciales más agresivos de los distintos grupos que apoyan a los candidatos presidenciales. Es ahí, además, donde los candidatos concentran el grueso de sus actividades en estos últimos días. Los otros estados son responsabilidad de los comités republicano y demócrata en cada estado y, en menor medida, de brigadas especiales que se presentan en nombre de los candidatos.

La elección está cerrada y en el conteo de los votos del Colegio Electoral, John McCain tiene una ventaja sobre Barack Obama. La ventaja, de diez votos electorales con 34 votos sin decidirse, no es definitiva. Todavía están pendientes los debates de los candidatos a la presidencia y a la vicepresidencia; están pendientes de conocerse los efectos de la brutal crisis financiera que atacó a los mercados de todo el mundo este lunes 15 de septiembre y, sobre todo, quedan casi 50 días de aquí a la elección, de manera que muchas cosas pueden cambiar.

Sin embargo, creo que con el estado de la economía, la impopularidad de George Bush jr. y las dos guerras que Estados Unidos pelea en Asia, resulta abrumador (y revelador) el que Barack Obama no haya logrado consolidar una ventaja en la elección ni en el voto popular ni en el voto para el Colegio Electoral y que, más bien, esté rezagado frente a McCain.

En lo personal, creo que McCain es el mejor candidato de los dos, pero obviamente en México creemos que los demócratas son buena onda y los republicanos son todos como Darth Vader. Bastaría recordar que fue en una presidencia demócrata que México sufrió la invasión de 1846-8 y la pérdida de los territorios del norte. O recordar que Abraham Lincoln, el paladín de la lucha contra la esclavitud, fue uno de los fundadores del Partido Republicano, creado para enfrentarse a los demócratas, que todavía en la década de los sesenta se distinguía por tener influyentes políticos quienes no dudaban en defender la segregación racial, para que dejáramos de pensar así, pero obviamente la imagen de Obama es muy atractiva.

Obama creo que es un muy buen profesor de derecho, pero nada más. Como McCain con la selección de Sarah Palin, él tuvo que ceder mucho a las alas proteccionistas y aislacionistas y a los sindicatos que apoyan al Partido Demócrata. De ahí la presencia de Joe Biden como candidato a la vicepresidencia, un personaje oscuro--en el mejor de los casos--y con un récord de votos en contra de México y América Latina terrible.

McCain enfrenta sin embargo una elección muy difícil, en la que el principal problema que se le señala es el de su edad y el de haber cambiado de puntos de vista en temas como el aborto y la protección del medio ambiente para congraciarse con las alas más radicales de su partido.

Eso es cierto, pero creo que esos son acuerdos temporales para ganar una elección y nada más. Una vez en la presidencia, McCain seguramente seguirá la línea de pensamiento que lo ha distinguido a lo largo de su carrera en el Senado y que lo hizo ser el autor, junto con el demócrata Edward Kennedy, de la propuesta de ley más ambiciosa para resolver el problema de la inmigración sin documentos a Estados Unidos.

El proyecto no prosperó porque demócratas como Biden y republicanos incendiarios como Tom Tancredo optaron por enrredarse en la bandera de su país. Al hacerlo, mataron un proyecto de ley que hubiera ayudado a miles de mexicanos que viven sumidos en la angustia en Estados Unidos y hubiera ayudado a la economía de Estados Unidos.

Así que aunque creo que McCain es el mejor, creo también que, al menos por el momento, Obama tiene una ligera ventaja por sus dotes de orador, su carisma, su red de redes sociales y los millones de dólares que muchas personas le han dado a su campaña. No creo, sin embargo, que su presidencia vaya a ser positiva para México y América Latina. Muy por el contrario, él va a contar con mayorías cómodas en las cámaras de Senadores y de Representantes, pero que para apoyarlo no dudarán en expresar su interés en denunciar--por ejemplo--el Tratado de Libre Comercio.

Recuérdese, por ejemplo, la defensa que Hillary Clinton debió hacer durante las primarias demócratas del TLC, una de las criaturas de la presidencia de su esposo, y las dificultades que Obama tuvo para definir una posición clara en materias como libre comercio o migración. El problema, en este sentido, es que Obama no tendría que mesurar sus propuestas, y más bien sería él quien tendría que mesurar a un congreso dominado por los demócratas sediento de dejar ver su influencia en la vida pública de su país.

Ojala no sea así y el electorado estadunidense opte por McCain para la presidencia. Yo, por lo pronto, comentaré cada semana lo que vea de interés en la elección de aquí a noviembre.

También les invito a vean otras dos bitácoras que he iniciado en Blogger. Una se llama Atrio de Imdosoc, es el resultado de una relación de muchos años con el Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana. La otra es una bitácora más íntima, donde fundamentalmente voy a poner fotos que he tomado en distintas partes de México y del mundo en los últimos cinco años. Ojalá se den una vuelta. A quienes me han leído antes, les agradezco mucho sus visitas.


Technorati Tags: , , , , , , , , ,

viernes, octubre 12, 2007

Que se calle y el nacimiento de Chentuchis

Quienes hayan leído antes México desde fuera (cuando se escribía, verdaderamente, desde fuera del país) sabrán que don Vicente Fox es uno de los clientes frecuentes de este espacio.

Yo tenía toda la intención de no volver a escribir de quien, en el mejor de los casos, se convertirá en una nota a pie de página por "haber sacado del PRI de Los Pinos", mérito bastante menor cuando se considera todo lo que no se hizo—en un momento muy importante de la historia de México—como lo fueron la reforma fiscal que él mismo se encargó de torpedear o la cantidad infinita de estupideces, pifias, torpezas y demás que fueron desde la nominación de algunos de los miembros de su gabinete, el señor Jorge Guttman Castañeda (¿por qué le dará pena usar su nombre completo?), por citar el ejemplo de la más obvia y dañina estupidez que plagó el gabinete del autodenominado “gobierno del cambio”.

Cómo olvidar estupideces como hablar de José Luis Borges en Buenos Aires (¡atorrante, que sos un atorrante!), o la obsesión narcisista con las botas. ¡Qué decir de los abusos perpetrados desde el supuestamente desinfectado Los Pinos por la señora Sahagún de Fox! ¿Y qué decir del enriquecimiento de los niños Bribriesca? ¿O de la dudosa anulación del matrimonio de la propia señora? (¡Luego de casi 40 años de casada y tres o más hijos!).

Lo que ya resulta un verdadero autoatentado contra la frágil estabilidad del actual gobierno de mayoría panista, es la insistencia del EX-presidente (de tiempo pasado, de se te acabó el veinte, de no más, de ya estamos hasta el cepillo) de pavonearse en distintos medios nacionales e internacionales saboteando, por una parte, el intento del actual gobierno para redefinir la relación con Estados Unidos y, por la otra, los intentos del mismo gobierno para construir acuerdos con las oposiciones que, a su vez, no dudan en aprovecharse de los infinitos pretextos que Fox da un día sí y el otro también (es decir, como cuando ERA presidente de México), para hacer más difícil la solución de problemas fundamentales para el futuro del país en ámbitos como (de nueva cuenta) la reforma fiscal.

Que uno de los miembros de su propio partido y funcionario de la actual administración, el secretario de Gobernación, Francisco Ramírez Acuña, haya salido al paso de la diarrea verbal del señor y la señora Fox-Sahagún, es algo digno de tomarse en cuenta. No sólo le dijo, de manera barroca pero inequívoca que se callara (“el que se va, se calla”), sino que además—como lo consignó La Jornada (un diario en el que, por cierto, el actual inquilino de Los Pinos solía publicar hace algunos años) ha dejado de meter las manos al fuego por el EX-presidente (¡en menos de quince días!).

No estoy seguro que las palabras de don Francisco vayan a servir como el Pepto Bismol que el EX-presidente requiere urgentemente, pero me parece que deja ver la disposición de la administración en turno para terminar ya con un juego que, además de costoso para el futuro del país, resulta fundamental estéril e inútil.

Si Fox quisiera efectivamente hacer tantas y tan buenas cosas por los más marginados de este país, ahí está el ejemplo de Jimmy Carter, el EX-presidente de Estados Unidos que, más allá de haber, efectivamente, construido una biblioteca presidencial a las afueras de Atlanta, como lo han hecho la mayoría de los presidentes de ese país desde la década de los cincuenta en adelante, dedica buena parte de su esfuerzo a tareas concretas, específicas, como la construcción de viviendas para los grupos más marginados de Estados Unidos y de otras partes del mundo junto con Habitat for Humanity, así como a desarrollar misiones diplomáticas que devuelven la fe en la capacidad de cambio de amplios sectores de la opinión pública de Estados Unidos.

Lejos de ello, Fox—en ésta como en muchas otras cosas—copia a Luis Echeverría Álvarez, el hombre quien supuestamente fue su acérrimo enemigo, el hombre a quien—de manera bastante torpe, por cierto—trató de encerrar en la cárcel para justificar sus seis años de hacer nada y, sobre todo, para justificar la pensión con la que se construye la única Foxilandia realmente existente (como se decía del socialismo hace algunos años) en su natal Guanajuato.

Y aquí me permito una digresión. A mí no me preocupa ni me espanta el fasto de la construcción de Foxilandia. Creo que cualquier banquero medianamente inteligente estaría dispuesto a prestarles a los Fox-Sahagún habida cuenta que si él vive otros 20 años más (¡pobre México!) y ella le sobrevive a él otros cinco o diez años (¡pobrísimo México), hay 30 años de pensión para pagar la hipoteca. Si ambos mueren después de eso, pues no hay mayor problema los herederos podrían pagar el remanente o vender para pagar lo que se adeudara a los bancos que hubieran prestado dinero.

Sí me asombran—por decir lo menos—las historias truculentas de autos millonarios comprados usando prestanombres (de nuevo al más puro estilo supuestamente priísta) con estrategias que hubieron hecho sonrojar a la venerada (en otras épocas de este país pacheco) “compañera María Esther (Zuno de Echeverría)”, con lo que de nuevo don Vicente se nos presenta como el discípulo más adelantado de, ni más ni menos que…don Luís Echeverría Álvarez.

Para hacer más dramática y profunda la paradoja en la que se ha ubicado, por decisión propia, don Vicente, es necesario considerar también el desesperado intento suyo por prolongar su vida política postulándose a cargos de organismos internacionales (¿a quién me recuerda eso? ¿a quién me recuerda eso? ¡Claro! ¡Ni más ni menos que a…

…Don Luís Echeverría Álvarez, quien hace tres décadas—justamente—intentó infructuosamente construirse, primero, un centro pseudo académico desde el que pudiera ejercer presión sobre su sucesor (¡cámara!), y luego buscarse el liderazgo de un foro internacional desde el que pudiera prolongar su vida política.

Don Luís, como todos los mayores de 30 años sabemos, intentó hacerse del liderazgo de la Organización de Naciones Unidas y como esa no le funcionó intentó hacerse de un espacio de lujo en el Movimiento de los No-Alineados y en cuanta organización encontrara.

De nueva cuenta, como es posible observar, don Vicente le debe regalías a nadie más que a don Luís Echeverría Álvarez, su supuesto enemigo a muerte.


En todo caso, queda ver si la actual administración, puesta en esto de copiar a sus antecesores priístas reconocerá, por una parte, el valor de aquella conseja que obligaba a los EX-presidentes a actuar prudentemente.

No es que no pudieran hablar, no es que no pudieran ejercer cargos, no es que tuvieran que vivir encerrados o que se tuvieran que morir apenas al dejar la presidencia como le pasó a Adolfo López Mateos. No. En el caso, por ejemplo, de Lázaro Cárdenas del Río fue secretario de Guerra y Marina del gobierno de unidad nacional de Manuel Ávila Cámacho (el primer presidente que se reconoció abiertamente como católico en México, ni en eso fue original el señor de Guanajuato).

Luego de que terminó la segunda Guerra Mundial y su periodo como secretario de Ávila Camacho, se encargó de proyectos como las comisiones del Tecalpaltepec y del Balsas, desde donde cumplió una tarea que si bien no fue parecida a la que cumple en la actualidad Jimmy Carter, sí recuerda algunos rasgos del trabajo desarrollado por el cacahuatero Carter y de alguna manera prefiguró la que cumplió durante dos sexenios Miguel de la Madrid como director del Fondo de Cultura Económica.

Lo que se les pedía era prudencia y tanto Cárdenas, como sobre todo, De la Madrid, tuvieron la sensatez para comprender que era importante cumplir con esa "regla" por la salud del país. Tristemente, como el señor Fox está obsesionado con la construcción de su post-ego, ese tipo de consideraciones no existen en su mente.

Habrá que ver si luego de copiar a los priístas en esto de pedirles prudencia a los EX-presidentes, además de copiarles en lo de tomar el control del partido que los llevó al poder, no acaban copiando también la solución que don José López Portillo le dio a la incontinencia verbal de don Luís y terminan por mandar a Fox de embajador de México ante…¡Australia!

En todo caso, la esperanza de que esto pudiera ocurrir se ensombrece ante la reacción de Santiago Creel, el EX-secretario de Gobernación de Fox, quien casi de inmediato se tiró al piso para que don Vicente pise sobre su espalda y pueda seguir divirtiéndonos con sus ocurrencias, gazapos y estupideces y pueda, sobre todo, poner en peligro—como lo hizo durante toda su administración—la construcción de acuerdos en el país.

Una última cosa. Si en Estados Unidos la prensa de espectáculos ha inventado nombres cortos para parejas “famosas” como las de Brad Pitt y Angelina Jollie, a quienes llaman Brangelina, o Tom Cruise y Kattie Holmes, a quienes llaman Tomkat, yo me permito proponer que en México llamemos a la pareja de Vicente y Marta…
  • Opción 1: Vicen-ta
  • Opción 2: Mar-ente
  • Opción 3: Chen-tuchis
  • Opción 4: Ma-vi
  • Opción 5: Vi-Ma
  • Opción 6: Vice-Mar
Así, nos ahorraríamos mucha tinta. Por ejemplo, un día La Jornada, feminista como es, podría cabecear:
Propone Vicen-ta vender las almas de los indocumentados
-Los recursos se utilizarían para terminar el Centro Fox
-El PRD propone exorcizar a la bestia de dos espaldas

El Reforma, vacuo como es (y sin artículos), podría un día cabecear:
Mar-ente preside Internacional Demócrata Cristiana
-Ocurre luego de Muerte de Pierferdinando Casini
-INTERPOL interroga ya a niños Bribriesca

El nuevo Excélsior, todavía más vacuo que el Reforma, publicaría:
Chen-tuchis, nuevo embajador de México en Antártica
-Desesperada Medida para Acallar al Ex-Presidente
-Me Voy, Advierte, si los Bribriesca Venden Condominios Allá

Por lo pronto, en este humilde espacio, cada vez que hable de la EX-“pareja presidencial” lo haré hablando de ellos como Chentuchis, y lo convertiré en una etiqueta en Technorati, en Blinklist, en De.licio.us y en Blogger.

*


Technorati Tags: , , , , , , , ,

miércoles, octubre 03, 2007

Restaurantes, tabaco y legalidad

Los últimos siete años tuve la ventaja de vivir en Nueva York, un lugar que, para quienes somos no fumadores, es un paraíso. No sólo eso, en el verano del hemisferio norte tuve la oportunidad de ir a otro lugar que es igualmente un paraíso para los no fumadores como yo: Buenos Aires.

En ambas ciudades, como en muchas de Europa y California, los no fumadores no tenemos porque padecer las consecuencias de las addicciones de algunos. Podemos consumir alimentos, beber café y platicar o leer el periódico, preparar clases o hacer algún trabajo profesional o académico en distintas áreas públicas, sin tener que lidiar con el humo de otros.

No sólo eso, a diferencia de lo que va a suceder en la Ciudad de México--al menos en teoría--en los próximos días, la prohibición es absoluta. No existen áreas de fumar y de no fumar pues eso, en realidad, es un mito inútil. No, tanto en Buenos Aires como en Nueva York, todos los restaurantes y bares son espacios libres de humo. Los que quieren fumar--ni modo--tienen que salir de los restaurantes o de los bares.

Acá en México, como nos gusta enredarlo todo y pensar que todos los estudios sobre las consecuencias negativas del consumo del tabaco valen para puras mentadas o son una conspiración para atacar a las pobrecitas tabacaleras, el gobierno del Distrito Federal--que tampoco es un dechado de eficacia--penosamente trata de impulsar una nueva reforma a los reglamentos en la materia.

Hasta el momento, por lo que he podido apreciar en mis poquísimas salidas en estas semanas que llevo acá en la Ciudad de México, quienes no fumamos tenemos que conformarnos--si queremos--con los asientos más próximos a los sanitarios, con ese inevitable tufo a mezcla de orines, excremento y el desinfectante que estén usando ese día en el changarro al que se va a comer, hasta donde--desde luego--los señores y las señoras fumadoras llegan con el cigarro en la boca o en las manos como para hacer más obvio que les importa un rábano el reglamento o tener un mínimo de respeto por quienes no tenemos por qué compartir sus humos.

El esfuerzo del GDF obviamente, se enfrenta el tradicional golpeteo de los intereses de las tabacaleras con operaciones en México, al enojo egoísta de los fumadores, al empecinamiento de los dueños de restaurantes y bares a quienes no les faltan pretextos para quejarse de algo e incumplir cuanta legislación exista y, de manera más amplia, a la actitud infantil de millones de mexicanos que creen que cualquier cosa promovida por un gobierno es negativa por el simple hecho que la promueve ese gobierno (sea federal, estatal o municipal y sea del partido que sea).

Nuestra irracionalidad, en ese sentido, es muy superior a la proverbiales actitudes de prepotencia del habitante de la ciudad de Nueva York (la actitud del "been there, done that") o a la igualmente proverbial actitud del porteño, del habitante de Buenos Aires. Lo nuestro, sea en el tema del cinturón de seguridad, del respeto a la disposición en materia de consumo de alcohol mientras se conduce, o en materia de consumo de tabaco es una desesperada carrera para hacer más insoportable la vida en la Ciudad de México.

No es de sorprender, en este sentido, que la voz líder en la perpetuación de estas conductas de falta de respeto a las leyes y reglamentos y, de manera más amplia, de falta de respeto a la salud de los demás, la llevan los medios de comunicación que, no en balde, temen perder los contratos de publicidad de las tabacaleras y las destilerías.

Este miércoles, por ejemplo, me topé con una nota en El Universal que resume bien estas actitudes tan patológicamente nuestras. Lejos de advertir los beneficios que podrían derivarse de limitar el uso público del tabaco, especialmente en espacios como restaurantes, los editores de El Universal presentan la medida como destinada a "endurecer la ley contra los fumadores" y lejos de darle voz en el material en el que informan de los cambios en la ley a quienes no fumamos o a quienes pudieran aportar datos sobre los efectos negativos que tiene el ser un fumador pasivo sólo presentan las voces de los restauranteros enojados porque--según ellos--van a dejar de hacer negocio.

Ya desde ahí empiezan los problemas. Cualquiera que viaje a Nueva York o a Buenos Aires verá que la gente sigue yendo a los restaurantes y a los bares. La diferencia es que van a comer o a beber una copa, pero al hacerlo no obligan a nadie a fumar su humo de segunda mano. Los restaurantes que eran buenos antes de los cambios, lo siguen siendo después de los cambios y siguen ahí, con un ambiente mucho más sano, especialmente para sus trabajadores quienes son, en estricto sentido, los más afectados por el compulsivo consumo público del tabaco, pues ellos no tienen opción de largarse (como yo lo he hecho en más de una ocasión) o de no comer en un lugar donde no hay una zona de no fumar relativamente decente.

A los meseros y las meseras (algunas de las cuales trabajan incluso cuando están en el tercer o cuarto mes de un embarzo) no les queda de otra; tienen que aguantar al pie de la barra el capricho de los fumadores, del mismo modo que quienes conducen tienen que enfrentar el riesgo de lidiar con algún necio que opte por conducir un auto mientras está borracho.

Y no son alucinaciones personales. Más allá del hecho que uno sí resiente el verse obligado a respirar humo de manera involuntaria, está el problema--desde luego siempre minimizado en México--de los riesgos de estar expuesto a estos humos. Aquí está, por ejemplo, el reporte 2006 de la oficina del Cirujano General, el General Surgeon, del gobierno de Estados Unidos sobre las consecuencias de la exposición involutaria del humo del tabaco.

Pero claro, en México de lo que se trata es de quejarnos, de incumplir cuanta ley exista y de joder y ello no es sólo responsabilidad de los restauranteros y su personal que, en más de una ocasión temen o, de plano se resisten, a hacer efectivas las regulaciones en materia de control del consumo del tabaco en sus establecimientos.

En la caricatura que aparece arriba, una imagen de la prensa de Estados Unidos de 1969, hace ya casi cuarenta años, cuando las discusiones acerca de fumar o no en público empezaban. En la leyenda se lee "La física según los dueños de los restaurantes".

Tiene que ver también con la actitud que tenemos quienes no somos fumadores y, muchas veces por pena, por no parecer sangrones o por evitarnos un pleito con algún inconsciente, optamos por aceptar que se fume en un espacio público donde supuestamente no debería de fumarse.

Sin embargo, es un hecho que los no fumadores, clientes y empleados de espacios públicos, tenemos que exigir que las leyes se respeten y no aceptar que los dueños y gerentes de restaurantes, por simple flojera, las incumplan.

Ese es el sentido de este último cartel, que se encuentra en distintas partes de Buenos Aires y que recuerda justamente el papel que los no fumadores podemos desempeñar en este problema. Quedarnos callados o cruzados de brazos, además, sólo contribuye a que se agrave esta tradición mexicana de no cumplir con las leyes, que nos consume, carcome el alma misma del país.




Technorati Tags: , , , , , ,

martes, octubre 02, 2007

Tropa de élite y el crimen en Brasil y América Latina


En fechas recientes, los medios de comunicación brasileños han albergado un debate muy interesante acerca de la corrupción, el desempeño de las policías de aquel país y la responsabilidad de la sociedad brasileña para tolerar e incluso alentar algunas conductas delicitivas y el efecto que esta tolerancia, acquiesencia o complicidad de la sociedad brasileña tiene en la configuración de la situación--tan dramática--que vive Brasil en la actualidad.

Tan dramática, que apenas este lunes primero de octubre, O'Globo, uno de los diarios más importantes de Brasil, informa que sólo en la ciudad de San Pablo se comete el uno por ciento de todos los homicidios del mundo (el sitio de O'Globo requiere registro y sólo está disponible en portugués) uno de esos records delirantes y profundamente dolorosos que marcan para mal a Brasil y a América Latina entre otras razones porque San Pablo NO concentra el uno por ciento de toda la población del mundo, apenas tiene el 0.17 por ciento de la población del mundo.

En todo caso, lo que ha aflorado a últimas fechas es la convicción que lo que sucede en Brasil en la actualidad tine que ver con la actitud del brasileño común y corriente, especialmente el que vive en Río de Janeiro y San Pablo, hacia el crimen.

Estas actitudes de cariocas y paulistas ya ha sido antes el objeto de la atención de distintos intelectuales y académicos brasileños. El caso más conocido, acaso, es el de la laureada cinta y serie de televisión llamadas Cidade des Homens, o Ciudad de Hombres, que narra, justamente, las peripecias de varias familias, especialmente de los más jóvenes de esas familias, cuando tratan de sobrevivir en el ambiente violento y desesperanzador de las favelas (las ciudades perdidas) del norte de Río de Janeiro.

El más reciente debate acerca de la corrupción, el crimen y las bases sociales del crimen en Brasil también tiene alguna relación con el cine, pues fue detonado por el estreno de la cinta Tropa de elite cuyo guión--por cierto--fue escrito por Braúlio Mantovani y José Padilha, quienes escribieron escribiera, hace algunos años, el de la laureada cinta Cidade de Deus, un filme que, en distintos planos, prefigura tanto las situaciones como algunos de los problemas que la cinta y la serie de televisión Cidade de Homens desarrollan con mucho mayor detalle.


En todo caso, lo que resulta particularmente interesante de Tropa de elite, es que es una historia tejida en torno a la visita de Juan Pablo II a Brasil en 1997. En ese contexto, de acuerdo con una sinopsis publicada en el Internet Movie DataBase:

El capitán Nascimento del BOPE (el Batallón de Operaciones Especiales de la Policía de Río) recibe la orden de eliminar los riesgos generados por los narcotraficantes en una peligrosacfavela cerca de donde el papa será hospedado. El capitán Nascimento trata de encontrar unchombre que lo reemplace porque su esposa está embarazada y el trata de renunciar el mando de su unidad y convertirse en un entrenador de los nuevos reclutas.

Mientras tanto, dos amigos idealistas, Neto y Matías, se unen a la Policía Militar esperando convertirse en policías honestos que combatan el crimen. Sin embargo, todo lo que encuentran es corrupción, incompetencia y las estupideces propias de las burocracias en la Policía Militar.

Luego de un serio incidente. en el Morro da Babilônia, deciden unirse al BOPE, por lo que las vidas del capitán Nascimento, de Neto y de Matías se entrelazan a lo largo de los siguientes meses, primero durante el difícil periodo de entrenamiento y, más adelante, en acciones contra los narcotraficantes. Nascimento cree que Neto podría ser su sustituto, pero sus actitudes impulsivas ponen en peligro esa posibilidad. Más adelante, el inteligente Matías parece ser la opción correcta, pero necesita demostrar que tiene el corazón para lograrlo.

Más allá de que las cintas escritas por Mantovani y Padilha son siempre garantía de buena factura, el estreno y el éxito de la cinta detonó en Brasil un intenso debate a propósito de las razones del fracaso de los innumerables programas de cambio en las policías.

Tanto, que el diario O'Globo, aprovechó el éxito de Tropa de elite para promover una discusión intensa acerca de los orígenes de la corrupción en Brasil y uno de los primeros en aceptar la invitación de O'Globo fue el comandante general de la Policía Militar, el coronel Ubiratan Ângelo quien, en un foro organizado por O'Globo señaló--entre otras cosas--que el crimen que afecta a Rio, San Pablo y otras ciudades de Brasil "está exactamente en áreas que la sociedad civil tolera: el juego, el tráfico de drogas y la prostitución".


Señalamientos como éste merecen ser considerados también para casos como los que hemos vivido recientemente en la Ciudad de México y en otras regiones y ciudades del país en las que es obvio que el narcotráfico cuenta con una base de apoyo social y, en ese sentido, lo dicho por el coronel Ângelo parecería trascender la realidad brasileña y ser un reflejo de lo que ocurre en muchas otras ciudades de América Latina.

Algunas preguntas inevitables, sin embargo, son: incluso si aceptamos el argumento del coronel Ângelo, ¿cuáles son las responsabilidades del Estado en una situación así?

¿Hacerse a un lado? ¿asumir que la descomposición social es inevitable, es algo deseado por la sociedad misma? ¿Cuál sería el papel de las organizaciones civiles? ¿Cuál el de las iglesias? ¿Cuál es la relación entre desempeño económico y crimen en ciudades como Río de Janeiro, Ciudad de México o Buenos Aires donde es claro que muchos jóvenes encuentran crecientes dificultades para ganarse la vida de manera honesta?



Technorati Tags: , , ,

domingo, septiembre 30, 2007

Xenofobia por puro deporte...

Si tienen oportunidad de leer el material que la revista Proceso publica este domingo 30 de septiembre, acerca de los corredores kenianos que se encuentran en México, háganlo. (No pongo el vínculo porque el sitio de Internet de Proceso es de paga, así que no tiene mucho caso ponerlo).

El material ofrece el más vívido ejemplo del que yo tenga memoria en la prensa mexicana de
un ejercicio xenófobo y anti-inmigrante del periodismo. Si los editores de Proceso tradujeran el material al inglés y cambiaran o castellanizaran los nombres de los atletas kenianos, podrían lograr que su material se publicara en las revistas, los diarios o los sitios de Internet más xenófobos de Estados Unidos.



Entre otras lindezas, los editores de Proceso califican a los atletas kenyanos residentes en México como invasores y suscriben implícitamente los llamados que atletas, entrenadores y líderes del deporte mexicano hacen para que se apliquen en contra de los kenianos todo tipo de controles que, de aplicarse en Estados Unidos contra los mexicanos residentes allá, harían que la prensa mexicana--Proceso incluido--se rasgaran las vestiduras.

No sólo eso, la publicación ofrece una ventana muy interesante a las expresiones de los atletas, entrenadores y federativos del deporte mexicano quienes no dudan en pedir que se ejerzan controles migratorios y sanitarios al más puro estilo del Minutemen y de otras organizaciones anti-inmigrantes en Estados Unidos.

En uno de los párrafos del material, apostillados irónicamente en cursivas por yo mero, por ejemplo, se dice:

En entrevista con Proceso, Rafael Martínez el también entrenador de los maratonistas mexicanos Juan Luis Barrios y David Galván recuerda que todo atleta "tiene que llevar un aval, una exigencia de las federaciones nacionales, y muchos de los deportistas kenianos están aquí furtivamente, porque también se desconoce su situación migratoria. A muchos se les vence el FM3 y se quedan como inmigrantes (cualquier semejanza con los mexicanos a quienes se les vencen las visas en Estados Unidos y se quedan es pura coincidencia, Nota de RSN). Es un problema serio (lo mismo dicen en Chicago de los mexicanos, Nota de RSN), porque también hay un detalle de salud pública: no sabemos en qué condiciones llegan de África (seguramente traen liendres africanas en los pelos y esas son más peligrosas que las liendres mexicanas, Nota de RSN).
Sin embargo, aclara que "no es una cuestión discriminatoria (¡claro que no! Es puro amor al deporte, lo dicen en el espíritu de Coubertain, Nota de RSN), y menos de racismo (lo mismo dicen en Atlanta de los mexicanos, Nota de RSN), sino de salud pública y de migración" (Ni Tom Tancredo o Lou Dobbs lo hubieran podido decir mejor, Nota de RSN).

La implicación, desde luego, como se hace en Estados Unidos con nuestros paisanos es que los kenianos representan un peligro sanitario y que por ello el Estado mexicano debe proceder con lo que sería el equivalente de las razzias o a los controles migratorios o a como quiera que se les quieran llamar.

Esto me hace preguntarme, al abordar el fenómeno migratorio los mexicanos tenemos derecho a pedir que se respeten los derechos de los mexicanos en Estados Unidos y Canadá pero podemos olvidarnos de los derechos de los residentes extranjeros (documentados o no) que se encuentran en México.

Ante esto, como observador de la realidad mexicana y estadunidense le propongo al señor Martínez que se convierta en asesor del Minutemen. Seguramente apreciarán ahí su insight, (y perdónenme que use un anglicismo pero la congruencia de los atletas y directivos mexicanos hace que todas mis reglas gramaticales y de estilo se caigan por el suelo), además de que al decirlo en español o en un inglés a medias, seguramente hará que los güeritos del Minutemen aplaudan a rabiar sus estupideces.

Como aficionado (quizás demasiado) a todo tipo de deportes pienso además que es patética la actitud de los atletas, entrenadores y federativos mexicanos. ¡Contraten a los kenianos, nacionalícenlos como se hace en el fútbol (con los patéticos resultados del fútbol) y--sobre todo--aprendan de la técnica que les permite correr como lo hacen.

Sino, le propongo a los torpes de la Federación Mexicana de Atletismo (¿ya leyeron las lindezas que Ana Gabriela Guevara opina de ustedes?), de la CODEME, del Comité Olímpico Mexicano, de la Comisión Nacional del Deporte y de todos esos tugurios en los que se mal usan los símbolos patrios para beneficio privado, que al aplicar los controles informen de ellos a la Major League Soccer, para que igualmente impongan controles sobre los futbolistas mexicanos (el Témoc incluido) que van a terminar sus carreras en Estados Unidos y ya encarrerados, que informen también a las Ligas Mayores de Beisbol y a la Unión Europea de Fútbol Asociación, la UEFA, para que igualmente apliquen controles similares sobre los deportistas mexicanos en las ligas europeas.

Frente a esto no me queda más que acordarme de mi paso por la primaria y la secundaria y aquellos versos encendidos de amor por la patria y decir: ¡México, creo en tí!


Technorati Tags: , , , , ,

miércoles, septiembre 26, 2007

De regreso en México

Bien, pues creo que ya dejé de escribir lo suficiente. La última vez que lo hice todavía estaba en Nueva York, en lo que fue mi segunda estancia en aquella ciudad. En los últimos cuatro meses (junio, julio, agosto, septiembre) me la he pasado aún fuera de la Ciudad de México.

Cerca de dos meses de una experiencia que todavía no logro digerir del todo en Oaxaca, Oaxaca, un lugar al que llegué con muchas expectativas, pero que en realidad resultó una decepción por todo lo lo alto del Cerro del Fortín.

De ahí, medio harto y medio cansado, me fui durante 15 días a Buenos Aires; no cabe duda que a mí se me atoran en el cuello las ciudades chicas, ni qué decir de los pueblos, sean en Nueva Inglaterra o en la Antequera, y prefiero ciudades monstruo como Nueva York, como Buenos Aires o como Ciudad de México.

Indispuesto a quedarme quieto, me fui todavía una semana más al desierto, a Hermosillo, Sonora, donde tenía cuentas pendientes con la vida, que finalmente quedaron saldadas.

Supongo que ya no hay de otra más que quedarse en México y volver a escribir (no sé si cambiarle el nombre a esta bitácora por algo así como México desde dentro) o quedarse en México y no escribir. Opto por lo primero aunque con la idea de que ciertamente no será esto lo único que escriba.

De hecho, por si a alguien le interesa ando pensando en publicar una revista, mensual o bimensual, sólo Dios lo sabe en este momento, en la que pueda invitar a escribir a amigos, enemigos, conocidos y desconocidos. Si alguien que me lea después de tanto tiempo de no haber actualizado México desde fuera le interesa el proyecto, avísenme, quiero ver qué se necesita (además del dinero) para hacerlo y ver de qué manera se resuelve ese primer problema (el dinero).

El triple chasco

En lo que hace a lo que ha pasado en México en los últimos meses ha sido decepcionante, patético desde donde se le quiera ver, asistir a la comedia de equívocos de la expareja presidencial. No cabe duda que, con todos los defectos que se le quisieran ver, las antiguas reglas no escritas de la política mexicana tenían un valor que crece cuando se observa el espectáculo patológico de la megalomanía de los Fox-Sahagún.

¿Qué pensaban que iba a ocurrir cuando pagaron el reportaje en la revista del corazón en la que optaron por hacer pública la verdadera, la única realmente existente Foxilandia? Tengo amigos que han tenido la oportunidad a lo largo de estos años de entrar en contacto con la señora Martha Sahagún. Todos ellos parecen coincidir en que hay dos rasgos que definen la personalidad de esta señora. El primero, me dicen es la ambición. Una ambición sin límites que la hizo particularmente atractiva para un personaje con obvios déficit afectivos como es el caso del señor Vicente Fox.

La otra, me han dicho las tres personas que la conocen y me conocen a mí, es el descuido, el desdén incluso, por ciertas formas y la aspiración--seguramente vinculada con el primer rasgo de personalidad que la describe--a ser ella quien imponga esas reglas.

En esa lógica, lo que la señora Martha Sahagún decidió hacer al publicitar Foxilandia sería congruente con esos dos rasgos de personalidad que la describen. En todo caso, lo que es un hecho es que--como era costumbre a finales de la gestión del inútil de su marido--el tiro les salió por la culata. Fox, pobrecito, sumido en el ené-simo sueño del Prozac y Dios sabe qué otros fármacos, es una desgracia para el panismo, para el catolicismo mexicano y para México en su conjunto.

Para el panismo porque se convierte, de nueva cuenta, en la piedra en el zapato para el actual gobierno que tendrá que renegociar ahora el apoyo de priístas y el silencio de los perredistas para los intentos que hace el actual gobierno para echar a andar algo parecido a un programa de reformas.

Para el catolicismo mexicano porque es un hecho que el primer presidente abiertamente católico en la historia reciente de México resultó ser un chasco. Sólo desde el fanatismo religioso se puede insistir en arropar a un personaje que incluso en las cuestiones más delicadas, más cercanas al catolicismo, no dudó en hacer a un lado un mínimo de prudencia e inteligencia para darle la razón, sin más a su esposa. En ese sentido, lo que hubiera podido ser una oportunidad de primera para llevar a la práctica--entre otras muchas cosas--los principios de la doctrina social de la Iglesia, acabó siendo--como ya decía antes--un chasco.

Finalmente, la tercera dimensión del chasco es la que tiene que ver con el país en su conjunto. Si Fox era el primer presidente democráticamente electo de México, como muchos lo quisieron creer (yo no estaba por cierto entre ellos), el hecho es que el que chasco democrático ha sido terrible. Un gobierno incapaz de ejercer el gasto público que le fue autorizado ¡No porque no contara con los recursos o porque no hubiera necesidades, sino porque no fue capaz simplemente de ejecutar la obra pública! Un gobierno incapaz de ejecutar correctamente la obra pública que efectivamente desarrolló, como lo atestigua ese monumento a la estulticia que es la Biblioteca José Vasconcelos en el Distrito Federal.

En suma, las últimas dos semanas, han sido una suerte de regreso innecesario a los últimos meses de la gestión del pobre Fox (tan mandilón), por eso es que--con todos sus excesos--había algo de sabiduría en aquellas reglas no escritas de la política mexicana que obligaban al expresidente a una suerte de autoexilio y si no, por lo menos, a la prudencia que, con todo lo que se pueda criticar, ha ejercido en los últimos 19 años Miguel de la Madrid.


La reforma electoral

Con todo, hay cosas buenas que vale la pena considerar. Una de las pocas, me parece (y ya sé que voy a estar en la minoría en esto) es la de la reforma electoral que va viento en popa en los congresos de los estados luego de su aprobación en el Congreso de la Unión.

Yo creo que la reforma es positiva por--entre otras--las siguientes razones:
  • Reduce la capacidad de las televisoras para actuar como árbitros oficiosos de la vida pública en el país.
  • No lo hace, por cierto, como las propias televisoras lo han querido hacer a costa de las libertades públicas, sino estableciendo lo que, a mi modo de ver, son sanos controles sobre el desempeño de los medios--especialmente los electrónicos--y sobre la capacidad de los gobernantes y de los partidos políticos para comprar espacios o tiempos en los medios.
  • Obliga a que las campañas políticas transcurran por medios distintos a los que--por ejemplo--el foxismo y el lopezobradorismo hicieron suyos.
  • Limita los márgenes de discrecionalidad que todavía tenían los gobernadores y los congresos de los estados para hacer de las elecciones estatales sus mini-cochineros, algo en lo que panistas, perredistas y priístas se especializaron en los últimos 10 años.
Es cierto, la reforma no es perfecta, pero cumple--a pesar de todos los problemas que se le quieran encontrar--con otro objetivo: acotar el poder de la líder vitalicia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, Elba Esther Gordillo. Aquí de nuevo es posible ver la huella de los errores de la administración Fox, pues fueron ellos--los Fox--quienes le apostaron todo a las maquinaciones de la señora Gordillo. Cuando ella fracasó gracias a la torpeza y la irracionalidad igualmente aberrante de Roberto Madrazo, lo que se abrió para ella fue una ventana de oportunidades que no ha dudado en aprovechar al máximo, pero que ahora, gracias a la reforma se cierra por partida doble.

Por una parte, se cierra en la medida que es un hecho que Luis Carlos Ugalde es, ha sido y será un peón de la señora Gordillo; se cierra también por lo que hace a la capacidad que el Partido Nueva Alianza tendrá para seguir actuando--como lo han hecho el Partido Verde Ecologista de México, Convergencia y en menor medida el Partido del Trabajo--como los chantajistas de la política en México.

La reforma, es muy claro, no fue del agrado de las televisoras y éstas han sido muy hábiles para despertar la desconfianza de millones de mexicanos que no dudan en comprar desde los penosos argumentos de sobremesa de personajes como Héctor Aguilar Camín, quien asegura que la reforma va a crear un mercado negro de la publicidad política, un argumento francamente ridículo) hasta la histeria típica de TV-Azteca (Apesta) de calificar la reforma como "chavista".

En todo caso, me parece que lo importante de la reforma es que camina, que los partidos hicieron de lado sus diferencias--muchas veces infantiles--y que en los congresos de los estados la reforma camina y camina bien. Oaxaca, México, Morelos, Zacatecas y Durango ya aprobaron la reforma y sólo en Zacatecas un diputado que es a la vez radiodifusor se opuso a la reforma, del mismo modo en que uno de los senadores priístas por Nuevo León, empleado de los Salinas Pliego, se opuso a la reforma en el Congreso de la Unión.

La reforma fiscal

La decepción más grande, sin embargo, ha venido del lado de la reforma fiscal que se convirtió al poco tiempo de que inició la negociación en una suerte de megamiscelánea fiscal con todos los defectos propios de otras misceláneas fiscales pues en los hechos gira en torno a un aumento a las gasolinas que--efectivamente--les dará mayores recursos a los gobiernos de los estados pero que, al mismo tiempo, tiene todos los efectos perversos de reformas fiscales previas que no resuelven el problema de fondo del país y que todos sabemos que sólo se va a resolver con un aumento significativo a la tasa del IVA y con la eliminación de las absurdas exenciones fiscales que actualmente existen.

De mi viaje por Buenos Aires me quedó esa convicción pues allá se paga una tasa general del 21 por ciento, muy cercana a la del 19 por ciento que se paga en Chile. Gracias a esas tasas más altas de impuesto al valor agregado los gobiernos de Argentina y Chile tienen más recursos a su alcance para resolver muchos de los problemas que afectan a sus países y que son, por lo demás, muy parecidos a los que tenemos en México.

Claro está, el aumento al IVA nadie lo quiere aprobar ahora, pero hay en esta decepción una paradoja histórico-política muy interesante. En 1997, cuando era presidente de México Ernesto Zedillo, él propuso justamente una reforma que hubiera elevado al 15 por ciento el IVA de manera generalizada, sin las exenciones que existen en la actualidad.

En ese entonces el PAN, preso de los excesos de todos conocidos y de las presiones de sus propias tribus, optó por no apoyar el incremento que necesitaba de su apoyo pues ese año el PRI había perdido el control de la Cámara de Diputados. Los panistas optaron por refugiarse en cualquier cantidad de pretextos baladíes y la propuesta de Zedillo murió. El argumento dado por el CEN del PAN en aquel entonces es que no era "políticamente conveniente" ir con el PRI en una reforma de ese tipo.

Los priístas, lógicamente, han correspondido con la misma moneda y, gracias a la suma de perversidades, el país se encuentra sumido en el fango en el que nos encontramos en la actualidad...

*
* *

A quienes me escribieron, a quienes me han preguntado qué onda con este espacio, les agradezco mucho. A mis amigos que me siguieron por este medio mientras estaba fuera, les agradezco mucho y espero verlos muy pronto mientras esté aquí en el DF.



Technorati Tags: , , , , , , ,

miércoles, marzo 28, 2007

La crisis

No, no se trata de una crisis en México, al menos no por el momento. Se trata de la crisis que vive la economía de Estados Unidos cuyas consecuencias, esas sí, deben poner al gobierno de México en estado de alerta.

Insistir en que el gobierno de Estados Unidos tiene la solución a los problemas de México en la medida que se decida o no a intercambiar seguridad en su frontera con México a cambio de entregar documentos a los millones de paisanos que están aquí sin papeles, no sólo es insistir en ver el mundo como se veía antes de la emergencia de China e India como potenciales industriales y comerciales, es jugar el juego del tío lolo.

Ayer hablaba--supongo que conmigo mismo después de haber dejado de escribir tanto tiempo en este espacio--acerca de los problemas que enfrenta la economía de Estados Unidos como consecuencia de la crisis del mercado inmobiliario.

Hoy, antes de que pudiera tomar un respiro en mis sueños apocalípticos a propósito de las consecuencias de una crisis en Estados Unidos, el New York Times publica dos notas que son como para helarle el espinazo a cualquiera que no sea el señor Arturo Sarukhán, su patrón, el señor Jorge Castañeda, o algunos de sus contactos en la actual administración del gobierno federal.

Y creo que ellos están al margen de ese tipo de sentimientos porque el actual embajador de México en Estados Unidos, el tal Sarukhán, y el malhadado excanciller del gobierno Prozac de Vicente Fox, siguen justamente atenidos a esa idea peregrina según la cual México puede intercambiar seguridad a cambio de migración.

Incluso si no hubiera crisis la idea es, por sí misma, bastante estúpida, pues en los hechos obligaría a México a garantizar a Estados Unidos algo que nadie puede garantizar: que no vaya a ocurrir un ataque en el que los terroristas utilicen a México como paso o base de operaciones.

Pero más allá de ese hecho, la realidad es que la economía de Estados Unidos está entrando en un periodo de crisis mucho más difícil del que los funcionarios de la Casa Blanca, del Banco de la Reserva Federal y de otras instancias quisieran reconocer.

La primera nota del New York Times es un extenso reportaje a propósito de los efectos devastadores que ha tenido sobre la economía local de la Zona Metropolitana de Nueva York el que muchas personas que compraron departamentos o casas en Nueva Jersey, also así como el Naucalpan-Tlalnepantla de Nueva York, no tienen dinero para pagar sus hipotecas y, en consecuencia, los bancos y otros intermediarios financieros están teniendo que enfrentar una situación para la que nadie se había preparado.

No es difícil comprender porqué luego de haber pasado algún tiempo acá en Nueva York. En primer lugar, a pesar del brutal "boom" en el mercado inmobiliario en los últimos ocho o nueve años, los precios de las casas y los departamentos no bajan. Se mantienen contra viento y marea contradiciendo los más elementales supuestos de las "leyes" del mercado que nos dicen que cuando aumenta la oferta los precios tienden a bajar.

Aquí no ocurrió eso. Una casa pequeña en dos pisos en zonas medianamente vivibles del Bronx o de Queens no han bajado de los 250 o 300 mil dólares y departamentos de una o dos recámaras en algunos barrios de Manhattan, Queens y Brooklyn se ubican en niveles similares. Los que conocen los detalles del mercado inmobiliario local dicen que es porque en realidad mucha gente compró pero no para vivir en esos lugares, sino para rentarlos con la esperanza de que el mercado de la renta no sólo no resentiría la crecida en la oferta, sino que incluso se observarían aumentos significativos en las rentas.

El reportaje es devastador por lo que deja ver del funcionamiento de la economía de Estados Unidos que en 2000 se encontraba en un momento de verdadera jauja, pero que para 2005 se encontraba ya en la situación que ahora se hace más evidente gracias a las estupideces cometidas por George Bush y el grupo de fanáticos protestantes que lo acompañan en la Casa Blanca.

El catálogo de estupideces incluye pero no se limita a las guerras en Afghanistán e Irak, los errores en el manejo de la economía, la falta de cualquier tipo de protecciones para hacerle frente a la reconversión industrial que se vivió durante los últimos diez años como consecuencia del ingreso de China e India como potencias industriales y de servicios, todos estos elementos han contribuido a generar una situación que ya es insostenible en muchas ciudades de Estados Unidos.

No sólo eso. El presidente del Banco de la Reserva Federal Ben S. Bernanke, se vio obligado a reconocer este miércoles, al comparecer ante comisiones unidas de las cámaras de Senadores y de Representantes, que las cosas en el mercado inmobiliario están lejos de ser positivas y que los efectos negativos de esta situación se dejarán sentir--todavía más--en el futuro inmediato.

Bernanke no quiso comprometerse (de hecho nunca lo hace) con un pronóstico preciso de la magnitud de la crisis, pero es claro que sus palabras tuvieron un efecto negativo sobre los principales indicadores de los mercados accionarios y de futuros de Estados Unidos que cerraron todos con números rojos.

No sólo eso, el Times trae otra nota a propósito de la manera en que se concentra cada vez más el ingreso en Estados Unidos. Esta situación es la consecuencia lógica, por cierto, de los efectos devastadores de los muchos años de gobiernos inspirados por el mantra de los conservadores locales (en otros ámbitos conocidos como liberales, como los señores del Café Hayek y otros "templos" de esa ideología) según el cual el mejor gobierno es el que se destruye a sí mismo reduciendo impuestos, eliminando programas de educación y salud, privatizando todo lo que esté al alcance de sus manos y, sobre todo, dando subsidios fiscales sin precedentes a los más ricos .

La apuesta de Bush y el círculo de pastores protestantes que lo asesoran era que los más ricos --tan generosos como son--habrían de reinvertir en actividades productivas o ya de perdida habrían de gastar en la economía local el excedente generado por los generosos recortes en los impuestos a los más ricos. Ninguna de las dos hipótesis se cumplieron y el hecho es que la economía de Estados Unidos enfrenta una situación muy seria que sólo los necios insisten en desconocer.

De ahí que aferrarse, como lo hace el gobiernito instalado en Los Pinos, en que la solución a los problemas de México va a venir por el lado de un acuerdo migratorio con Estados Unidos sea uno más de los sueños guajiros con los que los panistas gustan de engañarse a sí mismos ahora que tienen responsabilidades públicas que antes no tenían.



Technorati Tags: , , , , , , ,

Finalmente

Cuando y menos donde se esperaba saltó la liebre y ello forzó a que finalmente la política en México pasara de la adulación cachondera con quienes se dicen amenazados por el narco para elevar sus índices de popularidad a algo más interesante y relevante.

La liebre saltó por el lado del gobierno del Distrito Federal. Marcelo Ebrard, desesperado por hacerse de una identidad como político de izquierda (fue mi jefe cuando era un dócil jefe de asesores de Manuel Camacho que a su vez era un dócil alfil de la campaña presidencial de Carlos Salinas de Gortari desde su posición como secretario de Desarrollo Urbano y Ecología), lo llevó a impulsar una innecesaria modificación de distintas leyes y reglamentos en materia de salud en la capital de la República que equivale a una autorización virtualmente sin límites para cometer abortos en nombre de dudosas razones.

Del lado del gobierno federal, desde donde se trató de evitar el conflicto a toda costa, sin embargo, tuvieron que reconocer no sólo la magnitud del reto planteado por el GDF, sino--sobre todo--por la base electoral del panismo que, dejémonos de estupideces y fantasías, es justamente una base que si se movilizó a principios de la década de los ochenta fue justamente por cuestiones como ésta, como la del aborto.

Jorge Serrano Limón podrá ser un líder de cuestionable moral, pues a nadie se le olvidan los dineros que gastó en compra de lencería con cargo a partidas del erario público autorizadas por Luis Pazos, el ciego gurú económico de cientos de miles de mexicanos de clase media, pero el hecho es que es de los pocos que ha logrado construir una base muy activa, muy movilizada y, sobre todo, muy leal al PAN. Eso es algo que a muchos panistas les provoca urticaria porque saben del extremismo del señor Serrano, pero lo que es un hecho es que cuando se trata de movilizar, cuando se trata de aportar votos seguros, votos duros, cuando se trata de respaldar a los gobiernos del PAN, pocos alcanzan la condición de mastín que Serrano tiene.

Los panistas, especialmente en Los Pinos, no querían que les movieran la ficción de la república de mentiritas que se venían imaginando en los últimos meses. Querían evitar a como diera lugar confrontaciones, después de todo no querían deberle más favores a la señora Elba Esther Gordillo y tener que entregarle a cambio más subsecretarías o más empresas paraestatales. Querían que no hubiera broncas con los perredistas. Querían tener contentos a los priístas, querían, pues, que nadie les hiciera olas.

Pero ya sabemos que los perredistas tienen un tacto de elefante ebrio. No pueden evitarlo, está en su código génetico, incluso en el de aquellos que, como Marcelo, vienen de ser fieles soldados del priísmo-salinismo, y fieles a los impulsos del código genético, se lanzaron a la confrontación.

Obsesionados con la mayoría automática que mis poco ilustrados paisanos les han dado en la Ciudad de México desde hace ya casi doce años, creyeron que--como sus padres y abuelos priístas--iban a planchar a una oposición a la que no le iba a quedar de otra que aguantarse. Esa pareció incluso la señal dada desde Los Pinos, cuyo inquilino tímidamente dijo tener una opinión a propósito del aborto pero optó por guardársela (no vaya a ser que se desgaste si la hacía pública) y todo parecía indicar que el gobierno federal, o al menos los secretarios y subsecretarios de Estado que no dependen de la señora Gordillo, iban a seguir la misma lógica: evitar el conflicto, no hacer olas y guardarse--si los tienen--los principios.

No podía ser de otra manera, después de todo a Carlos Castillo Peraza el pronunciarse en contra del uso del condón le costó la ira del actual inquilino de Los Pinos y estuvo a punto de costarle la candidatura a la jefatura de gobierno del Distrito Federal. Lo que sea con tal de no perturbar la paz de las encuestas, era el mantra ya desde 1996.

Pero la fórmula no se sostuvo. Muy por el contrario, como toda comunicación que se precia de serlo, la decisión del perredismo de la capital del país, vino a dividir no a unir a los mexicanos y lo ha hecho para mal. No sólo se autorizará la matanza de miles de no-natos para cumplir con los "principios" de la izquierda que Ebrard quiere representar, sino que--de manera inevitable--se terminó por forzar a la movilización de grupos dentro del PAN que hacía tiempo no se movilizaban.

Para los actuales líderes del PAN es una oportunidad dorada. Finalmente vuelven a tener una razón ideológica para movilizarse y no dependen de las idioteces que Vicente Fox diga entre dosis de Prozac o de las intrigas que su esposa Martita promueva en el tiempo libre que le queda luego de administrarle las muchas dosis de Prozac a Fox. Ni siquiera dependen o tendrán que preocuparse por lo que digan o de dejen de decir los que dicen tener principios e ideas pero se las guardan para que no se les desgasten, la dinámica de la controntación ya está de nuevo aquí.

Como es frecuente en cuestiones políticas, nadie sabe quién será el beneficiario de este nuevo río revuelto, lo que es un hecho es que hay ya un buen número de pescadores listos a tirar sus redes, así como el hecho que la decisión del perredismo "de izquierda" del DF, forzará a una reconfiguración--nadie sabe qué tan amplia--de los acuerdos que le han dado un margen mínimo de viabilidad a la actual administración del gobierno federal.

*
* *
Otro asunto que me obliga a salir de mi retiro y volver a escribir (me acabo de recuperar de una brutal enfermedad que acá conocen como flu, como diminutivo de influenza y que me tuvo en la cama por dos semanas con altísimas temperaturas y una diarrea brutal), es que justamente mientras estuve obligado a guardar cama me dí a la tarea de ver televisión como orate.

Una de las cosas que más me llamaron la atención es que en CNN Lou Dobbs, uno de los más importantes anfitriones de los programas de esa cadena, ha llevado su campaña en contra de México a un nuevo nivel. Ya no es sólo la idea de que hay un perverso plan en México para enviar, como su fueran parte de un tour, tantos inmigrantes, documentados e indocumentados, como sea posible a Estados Unidos.

No, ahora las acusaciones se han hecho más intensas e incluyen la de la existencia de un poderoso gobierno en México capaz de poner de rodillas al gobierno de Estados Unidos y forzar--por ejemplo--al arresto y encarcelamiento de dos agentes de la Patrulla Fronteriza acusados de haber disparado en contra de personas--aparentemente mexicanos--en la frontera entre ambos países.

El señor Dobbs se ha lanzado a la cárcel de Mississipi donde están detenidos los dos patrulleros fronterizos y les ha dado el tratamiento de héroes que sus jefes en la Patrulla Fronteriza y el Departamento de Seguridad Interna les negaron. Los presenta como víctimas de una traición de parte de sus jefes que, dóciles como son, hacen lo que quiera que el gobierno de México les ordene hacer.

¡A eso es a lo que yo llamo una imaginación activa y desbordada!

La imaginación de Dobbs, por lo visto, no tiene límites, pero tampoco lo tienen--por lo visto--los desesperados directivos de CNN que están dispuestos a presentar como noticias lo que es claro que son mentiras.

Trsistemente, esta tendencia continuará y se agravará, por cierto, en la medida que las cosas en materia económica de este lado de la frontera no mejoren. La situación--por cierto--es tan mala que hay ciudades enteras, especialmente antiguos centros industriales como Cleveland, Detroit y Cincinati, que han visto crecer el número de familias que han perdido sus hogares. No sólo eso, en las últimas semanas el mercado de las hipotecas sufrió severos reveses cuando algunas de las firmas especializadas en prestar dinero a personas con pobres historiales de crédito empezaron a declararse en quiebra y luego de que DaimlerChrysler decidiera despedir a 13 mil trabajadores en distintas plantas ubicadas, justamente, en esos antiguos centros industriales de Estados Unidos que han visto perder miles y miles de empleos ahora ubicados en China.

Tristemente en México no nos damos por enterados de esta realidad. Insistimos en apostarle todo a la posibilidad de lograr un acuerdo migratorio con Estados Unidos, sin darnos cuenta que en los hechos muchos de los empleos que anteriormente podían considerarse como atractivos para potenciales migrantes han desaparecido del mapa.

No sólo eso, el gobierno federal, preso todavía de la "doctrina" Castañeda en materia de relaciones con Estados Unidos, no logra ver que las condiciones que hacían viable--en la imaginación de Jorge Castañeda y de Arturo Sarukhán--plantear la relación con Estados Unidos en los términos que Castañeda trató de hacer en el contexto de la tragedia nacional que fue el gobierno de Fox (intercambiar seguridad a cambio de empleos para los migrantes) ya no son viables y difícilmente lo serán si el cambio iniciado en 2006 con la derrota de los republicanos culmina en el 2008 con un triunfo de los demócratas en las elecciones presidenciales y legislativas de ese año.



Technorati Tags: , , , , , , , , ,

sábado, enero 27, 2007

Respuesta a Recuerdos del Porvenir

Recuerdos del Porvenir, un cliente frecuente de estos espacios viene a dejar uno de sus tradicionales mensajes provocadores. Ya sabemos que RDP tiene déficit de atención y por eso y porque me permite aclarar y comentar algunas otras cosas relacionadas con el intercambio sostenido con Felipe es que le contesto.

Recuerdos,

Ni que lo fuera a matar por sus ideas o él me fuera a matar por las mías. Lo que teníamos que decir lo hemos dicho. Yo no creo que el diálogo como tal haya terminado, pero sí creo que era inteligente dejar pasar un tiempo antes de continuarle y es por eso que, de mi parte, no voy a atizar el fuego de la irracionalidad o la insensibilidad.

Además, muy mal me vería yo, hablando en este espacio acerca de la necesidad de que las élites políticas del país logren acuerdos por medio del diálogo, si en algo como este tema, el de la liturgia en la Iglesia, yo fuera incapaz de respetar reglas mínimas de discusión.

Toma en cuenta, además, que ni Felipe ni yo somos, en estricto sentido liturgistas o teólogos. Este diálogo ocurrió, si así lo quieres ver, a nivel de bases; quizás medianamente ilustradas en los temas que abordamos, pero a final de cuentas no está en las manos de él o las mías decidir está cuestión de manera puntual y definitiva.

No podía terminar de otra manera, además, porque yo no voy a descalificarlo a él. Descalificó a ratas asquerosas como el tal Marduk y a lobos con piel de oveja como la tal "Martita", Felipe aceptó los que a mí modo de ver eran los errores de fondo que de hecho me llevaron a empezar a escribir sobre este tema que, de otra manera, yo hubiera dejado pasar sin mayor intervención de mi parte.

Creo que tú tienes una cierta atracción morbosa por el conflicto, que quizás tiene que ver con lo que sucede en otros ámbitos de la vida pública en México donde se sigue creyendo que dialogar o, de manera más general, interactuar en el espacio público es el equivalente de jugarse albures (sean los viejos que te jugabas con naipes o los nuevos donde todo es un juego de referencia sexual). En ambos casos sólo una de las partes podía ganar y el que no lo hacía era o porque no es suficientemente diestro, porque no tiene lana (en el caso de los naipes) para seguirle, o porque se "raja".

Yo creo que el diálogo en sociedades modernas no puede ser así. No puedes apostarle al lopezobradorista todo o nada porque, tal y como le está sucediendo a tal Andrés Manuel, te quedas solo.

Si yo, por ejemplo, no reconociera que el manejo de la reforma de Pablo VI no fue el más iluminado (por la tradición profundamente autoritaria de distintas iglesias, cristianas y de otras denominaciones) pues estaría yo jugando el juego del Tío Lolo. Claro que hubo errores de parte de la Santa Sede y por eso es que la reforma enfrentó el tipo de resistencias que enfrenta hasta la fecha.

Yo no creo, sin embargo, que esos errores operativos (e insisto, errores operativos) opaquen la belleza de los textos aprobados por las comisiones creadas por Pablo VI siguiendo las instrucciones del Concilio.

Creo, de igual modo, que muchos de los que buscan el regreso al latín, en realidad son nostálgicos de otras cosas (seguridades, garantías, certezas, etc.) que no tienen nada qué ver con la celebración de la misa en latín. Ellos creen (y no digo que sea el caso de Felipe) que si no hubiera habido reforma a la liturgia no habrían habido las defecciones masivas de presbíteros, de religiosos y religiosas que ocurrieron durante la década de los setenta.

Creen que si Pablo VI no le hubiera movido al atole de la liturgia todo en la cocina del catolicismo hubiera seguido igual, y ese es un error terrible, que desconoce--o se ciega--ante la magnitud no sólo de los cambios sociales ocurridos en Europa (donde las deserciones pegaron más) durante las décadas de los sesenta y setenta, sino que pierden de vista la dinámica de procesos como los que llevaron a la gestación de las así llamadas teologías de la liberación.

Muchos, torpemente--y de nuevo ni digo que sea el caso de Felipe--piensan que el origen las TDLs está justamente en los "errores" del concilio, especialmente en la decisión de reformar la liturgia. Eso es un sueño de opio barato, muy, muy barato. Las dinámicas sociales que explican el surgimiento de las TDLs están presentes en América Latina ya desde finales del siglo XVIII, como corolario de la expulsión y supresión de la Compañía de Jesús de territorios españoles y portugueses. Eso lo puedes ver en muchas de las demandas que defendió originalmente la revuelta campesina que nosotros en México queremos ver como el origen de la Independencia de México.

Sin embargo, cuando analizas el movimiento encabezado por Miguel Hidalgo y Costilla y muchos otros que emergieron en toda América Latina durante los siglos XIX y XX, lo que encuentras es que muchos de los argumentos de las TDLs estaban ya presentes ahí 200 o 100 años atrás.

Lo que fue "radicalmente" distinto durante las décadas de los sesenta, setenta y ochenta, fue el contexto de Guerra Fría en el que esos movimientos emergieron y que llevaron a una doble lectura equivocada. De la Unión Soviética y Cuba que asumían que estaban en condiciones de "domesticar" o de "marxistizar" esos movimientos y aprovecharlos para sus propios intereses y, sobre todo, de Estados Unidos que, preso de la paranoía de la Guerra Fría, se embarcó en las tácticas que todos conocemos.

Personas que se identifican como "tradicionalistas" creen que el retorno a la liturgia de Juan XXIII, a la de Pío X, a la de Pío V o a la de Jesús mismo nos va a regresar a todos a las estructuras sociales y religiosas aparentemente ordenadas que ellos, en su fecunda imaginación, imaginan que existieron antes.

En lo personal me parece que ellos están más cerca de grupos como los amish y los menonitas y otras organizaciones que justamente buscan un "retorno al pasado" de lo que ellos mismos están dispuestos a aceptar.

No sólo eso. Todas las religiones, invariablemente, experimentan este tipo de procesos de "vuelta a los orígenes" que no son sino expresiones de un rechazo al mundo. Un rechazo parcial, pues a final de cuentas es un rechazo litúrgico, no es un rechazo como el que--por ejemplo--los amish o los menonitas vienen desarrollando desde hace 500 años, que implica un rechazo no sólo de lo que ellos veían como excesos de la Iglesia católica, sino también de las estructuras políticas y civiles.

En todo caso, yo insisto en que no se trataba de desollar a Felipe, aunque con el cobarde del tal Marduk no me importaría echarme un trompo nomás por el puro placer de saber quién es la rata cobarde e incongruente.

Incluso contigo Recuerdos, a pesar de algunos de tus excesos verbales, el propósito nunca ha sido ni el de humillarte ni el de desollarte ni nada que se le parezca. El propósito es dialogar de manera inteligente, respetuosa y documentada y, en la medida de lo posible, trato de respetar eso y de siempre documentar lo que digo aquí.



Technorati Tags: , , , ,