domingo, septiembre 30, 2007

Xenofobia por puro deporte...

Si tienen oportunidad de leer el material que la revista Proceso publica este domingo 30 de septiembre, acerca de los corredores kenianos que se encuentran en México, háganlo. (No pongo el vínculo porque el sitio de Internet de Proceso es de paga, así que no tiene mucho caso ponerlo).

El material ofrece el más vívido ejemplo del que yo tenga memoria en la prensa mexicana de
un ejercicio xenófobo y anti-inmigrante del periodismo. Si los editores de Proceso tradujeran el material al inglés y cambiaran o castellanizaran los nombres de los atletas kenianos, podrían lograr que su material se publicara en las revistas, los diarios o los sitios de Internet más xenófobos de Estados Unidos.



Entre otras lindezas, los editores de Proceso califican a los atletas kenyanos residentes en México como invasores y suscriben implícitamente los llamados que atletas, entrenadores y líderes del deporte mexicano hacen para que se apliquen en contra de los kenianos todo tipo de controles que, de aplicarse en Estados Unidos contra los mexicanos residentes allá, harían que la prensa mexicana--Proceso incluido--se rasgaran las vestiduras.

No sólo eso, la publicación ofrece una ventana muy interesante a las expresiones de los atletas, entrenadores y federativos del deporte mexicano quienes no dudan en pedir que se ejerzan controles migratorios y sanitarios al más puro estilo del Minutemen y de otras organizaciones anti-inmigrantes en Estados Unidos.

En uno de los párrafos del material, apostillados irónicamente en cursivas por yo mero, por ejemplo, se dice:

En entrevista con Proceso, Rafael Martínez el también entrenador de los maratonistas mexicanos Juan Luis Barrios y David Galván recuerda que todo atleta "tiene que llevar un aval, una exigencia de las federaciones nacionales, y muchos de los deportistas kenianos están aquí furtivamente, porque también se desconoce su situación migratoria. A muchos se les vence el FM3 y se quedan como inmigrantes (cualquier semejanza con los mexicanos a quienes se les vencen las visas en Estados Unidos y se quedan es pura coincidencia, Nota de RSN). Es un problema serio (lo mismo dicen en Chicago de los mexicanos, Nota de RSN), porque también hay un detalle de salud pública: no sabemos en qué condiciones llegan de África (seguramente traen liendres africanas en los pelos y esas son más peligrosas que las liendres mexicanas, Nota de RSN).
Sin embargo, aclara que "no es una cuestión discriminatoria (¡claro que no! Es puro amor al deporte, lo dicen en el espíritu de Coubertain, Nota de RSN), y menos de racismo (lo mismo dicen en Atlanta de los mexicanos, Nota de RSN), sino de salud pública y de migración" (Ni Tom Tancredo o Lou Dobbs lo hubieran podido decir mejor, Nota de RSN).

La implicación, desde luego, como se hace en Estados Unidos con nuestros paisanos es que los kenianos representan un peligro sanitario y que por ello el Estado mexicano debe proceder con lo que sería el equivalente de las razzias o a los controles migratorios o a como quiera que se les quieran llamar.

Esto me hace preguntarme, al abordar el fenómeno migratorio los mexicanos tenemos derecho a pedir que se respeten los derechos de los mexicanos en Estados Unidos y Canadá pero podemos olvidarnos de los derechos de los residentes extranjeros (documentados o no) que se encuentran en México.

Ante esto, como observador de la realidad mexicana y estadunidense le propongo al señor Martínez que se convierta en asesor del Minutemen. Seguramente apreciarán ahí su insight, (y perdónenme que use un anglicismo pero la congruencia de los atletas y directivos mexicanos hace que todas mis reglas gramaticales y de estilo se caigan por el suelo), además de que al decirlo en español o en un inglés a medias, seguramente hará que los güeritos del Minutemen aplaudan a rabiar sus estupideces.

Como aficionado (quizás demasiado) a todo tipo de deportes pienso además que es patética la actitud de los atletas, entrenadores y federativos mexicanos. ¡Contraten a los kenianos, nacionalícenlos como se hace en el fútbol (con los patéticos resultados del fútbol) y--sobre todo--aprendan de la técnica que les permite correr como lo hacen.

Sino, le propongo a los torpes de la Federación Mexicana de Atletismo (¿ya leyeron las lindezas que Ana Gabriela Guevara opina de ustedes?), de la CODEME, del Comité Olímpico Mexicano, de la Comisión Nacional del Deporte y de todos esos tugurios en los que se mal usan los símbolos patrios para beneficio privado, que al aplicar los controles informen de ellos a la Major League Soccer, para que igualmente impongan controles sobre los futbolistas mexicanos (el Témoc incluido) que van a terminar sus carreras en Estados Unidos y ya encarrerados, que informen también a las Ligas Mayores de Beisbol y a la Unión Europea de Fútbol Asociación, la UEFA, para que igualmente apliquen controles similares sobre los deportistas mexicanos en las ligas europeas.

Frente a esto no me queda más que acordarme de mi paso por la primaria y la secundaria y aquellos versos encendidos de amor por la patria y decir: ¡México, creo en tí!


Technorati Tags: , , , , ,

1 comentario:

Anónimo dijo...

This site is really cool! I found here alot of information that I was looking for. I am really happy to be a part of This site!